Páginas vistas en total

lunes, 20 de diciembre de 2010

No Olvides el Yamato Damashii




Yo siempre les digo a mis amigos que viajan al extranjero, “lleva Yamato Damashii donde quieras que vayas”. Algunos fruncen el ceño cuando les digo esto, y me dicen que creen que la mente de un artista marcial esta llena de agresividad y lucha. Parece haber una vasta diferencia en el significado de Yamato Damashii para el publico general y los artistas marciales. Como yo quiero decir y aclarar así todos los malentendidos.
Como ellos dicen, durante la guerra esta frase ciertamente contenía una connotación única en referencia a la batalla. Existía la horrible actitud de que podías tener una victoria personal gracias al Yamato Damashii, incluso si la batalla estaba perdida. Esa es la razón por la que mucha gente que estuvo en dichas batallas rechazan la frase Yamato Damashii.
Sin embargo creo que la frase “Yamato Damashii” es una frase admirable. Ofrece la cualidad de vida de los japoneses. Yamato Damashii significa literalmente “espíritu Japonés” y pone gran énfasis en la armonía. Este es el autentico Yamato Damashii del artista marcial.
El budo nunca se pensó como un arma para la agresión. Hay momentos en los que es necesario usar el budo con esos propósitos, pero al menos el pensamiento fundamental de los artistas marciales no esta dedicado a la lucha. El propósito real del artista marcial es estrechar las manos de mucha gente. Por ello, el marco de mente básico de un artista marcial no puede ser otra cosa que el Yamato Damashii.
La razón por la que yo digo “Lleva el Yamato Damashii a donde quiera que vayas”, es con el propósito de hacer amigos en el extranjero con la mayor paciencia y hacerles conocer el autentico corazón de los japoneses.
De las razones anteriores se desprende que el verdadero maestro de Budo evita la lucha hasta que no se hayan probado todas las otras posibilidades. Al evitar una confrontación, uno encuentra la manera mas inteligente para hacerte amigo de un oponente.

Texto extraído del libro Ninpo Sabiduría de vida que tiene como autor al Soke Masaaki Hatsumi